X
Login
Si eres usuario registrado Introduce tu e-mail y contraseña
E-mail
Contraseña
X
Sign up
Nuevo usuario
Nombre
Apellidos
E-mail
Contraseña
Teléfono
País
Si quieres estar al día de nuestras actividades, suscríbete a nuestro boletín electrónico
Quiero recibir informacion de BetShalom
X
Newsletter
¿Quieres recibir información de nuestras actividades?
Nombre
Apellidos
E-mail
X
Newsletter
¿Quieres recibir información de nuestras actividades? ¡Gracias por apuntarte! Te mantendremos informado de nuestras actividades.
Ahora confirma el alta haciendo click en el enlace que te hemos enviado
INSTITUCIONALES

Unión Mundial del Judaísmo Progresista

Unión Europea del Judaísmo Progresista.
Judaísmo Liberal
Judaísmo Reformista
Unión del Judaísmo Reformista americano y canadiense
Movimiento Reformista y del Judaísmo Progresista en Israel.
Leo Baeck College, Seminario Rabínico de Londres.
Abraham Geiger Kolleg, Seminario Rabínico de Berlín.
Hebrew Union College, Seminario Rabínico con sedes en EEUU, Cincinnati, Nueva York, Los Ángeles y en Jerusalem

Central Conference of American Rabbis (Conferencia Central de Rabinos americanos)

Mujeres del Judaísmo Reformista

Federación de Comunidades Judías de España

Comunidad Judía Beit Emunah del Principado de Asturias

Comunidad Jueva Atid (Barcelona)

Comunidad Masortí Bet El (Madrid)

Comunidad Xudía Bnei'Israel de Galicia.
Comunidad Judía Aviv (Valencia)
DIVULGACIÓN

Reform Judaism (Plataforma divulgativa del Judaísmo Reformista)

My Jewish Learning  (Plataforma divulgativa de contenido judío pluridenominacional)

Sábado 21 de Octubre 2017

1 Heshvan, 5778

Yom Kippur

Y le dijo el Eterno a Moisés: “Y el día de ese mes séptimo será día de expiación, de santa convocación para vosotros. Ayunaréis y brindaréis una ofrenda ígnea al Eterno. No haréis labor alguna ese día porque es día de expiación de vosotros ante el Eterno, vuestro Dios. Quien no ayune ese día será extirpado de su pueblo. Quien trabaje ese mismo día, lo borraré del seno de su pueblo. No haréis pues labor alguna. Será estatuto para todas vuestras generaciones, dondequiera que habitéis. Será día de estricto descanso y ayunaréis a partir del crepúsculo vespertino del día nueve del mes y durará hasta el atardecer del día siguiente”.
(Lev. 23: 26-32; vease Lev. 16: 29-34; Núm. 29: 7-11).

 

Yom Kippur se celebra en el décimo de Tishri y pone fin a los diez días de arrepentimiento (teshuvá) que se iniciaron en  Rosh Hashaná, un largo proceso de introspección y una oportunidad para re-pensar nuestra vida.

En Yom Kippur, el shofar o cuerno de carnero suena en una atmósfera de gran recogimiento. Es una llamada al arrepentimiento, un poderoso símbolo que nos recuerda que estamos en el día más solemne del año judío, el Shabat Shabaton.

Rifat Sonsino, en su libro “Vivir como judío” escribe lo siguiente:

“En Yom Kipur, la confesión comunitaria de los pecados se recita con los fieles pidiendo perdón, el uno al otro, por sus defectos colectivos como seres humanos, que se consideraron pecados contra el prójimo”

Según los rabinos antiguos, existen dos tipos de pecados: los que se cometen contra Dios y los que se cometen contra los seres humanos. La contrición expresada en Yom Kippur (el Día de la Expiación), durante el periodo del segundo Templo a través del sacrificio adecuado, limpia los pecados contra Dios. En cambio, en el segundo caso, los pecados sólo pueden ser expiados ganando el perdón de la persona ofendida. (M Yoma, 8:9). La simple confesión del pecado no es  suficiente. Uno necesita seguir la regla de las tres C:

a) Confesión: después de la búsqueda honesta en el alma de cada uno  debe verbalizarse el error comedido,
b) Contrición: el individuo debe sentirse arrepentido de sus faltas, y finalmente,
c) Cambio: el ofensor debe pedir el perdón del otro, hacer una apropiada restitución y prometer no volver a hacerlo de nuevo.

El judaísmo no acepta la idea de la expiación delegada a otro ser humano. Cada uno es responsable de sus propias acciones, y si fuera el caso de su expiación y su adecuada restitución”.

 

El ayuno de Yom Kippur 

El ayuno en Yom Kippur nos ayuda a concentrarnos plenamente en el significado del día. No ingerir alimentos ni agua durante más de 24 horas puede ser una experiencia física y espiritual de gran alcance. El ayuno también facilita nuestra capacidad para ejercer la disciplina y resistencia. Si somos capaces de dominar nuestro impulso de comer por un día, tal vez podamos tener un mejor control sobre nuestro comportamiento durante todo el año. 

Pero como judíos progresistas hay otra razón por la que obserbar el ayuno de Yom Kippur: la compasión. 

 

La rabina  Mary Zamore editora de “The sacred Table: Creating a Jewish Food Ethic" escribe: 

A medida que nos enfrentamos a nuestra propia incomodidad con la sensación de hambre, hay que recordar a la cantidad de personas en el mundo que  sufren de verdad, el hambre involuntaria y la falta de alimentos.
Nuestra hambre nos debe obligar a ayudar a los que pasan hambre en nuestras comunidades y más allá. Sabemos que nuestro ayuno es finito, mientras que otros no tienen ese lujo. 

Como Isaías (58:5-6) nos reprende: "¿ Es tal el ayuno que yo escogí, (...)? ¿Llamaréis a esto ayuno? No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión
Nuestro ayuno debe enriquecernos, hacernos mejores personas y obligarnos a hacer las cosas mejor.”

El ayuno solo se permite a aquellos que tienen buena salud y son mayores de 13 años. No se permite ayunar a quienes estén en enfermos o a quienes haciéndolo puedan poner en riesgo su salud (embarazadas, por ejemplo).

 

La prohibición de trabajar:

En Yom Kippur, al que también nos referimos como llamado Shabat Shabaton, (Día de reposo completo) se prohíbe el trabajo (véase Lev 23:32 . )

Otras prohibiciones de Yom Kippur

Los sabios determinaron también debíamos abstenernos de mantener relaciones sexuales, del baño, llevar sandalias (suela de cuero)  y de  la unción (M Yoma 8: 1).

El movimiento reformista permite la libertad de elección de sus miembros en estas cuestiones.

 

Tefilá

 Los servicios religiosos celebramos en Yom Kippur son: 

- Kol Nidrei: el servicio de la tarde de erev Yom Kippur toma su nombre de la oración Kol Nidre (todos los votos) que llama a la cancelación de todas las promesas hechas a Dios:

“(…) Nuestros votos no serán votos válidos; nuestras prohibiciones no serán prohibiciones válidas; y nuestros juramentos no serán juramentos válidos.”

- Shajarit: el servicio de la mañana.

- Musaf :el servicio adicional después de Shajarit .

- Yzcor: servicio especial de recuerdo.

- Minjá - el servicio de la tarde que incluye lectura del libro de Jonás

- Neilah - el servicio que es único en el calendario litúrgico y concluye Yom Kipur

 

Una visión progresista de Yom Kippur

Bet Shalom entiende Yom Kippur como una oportunidad de llevar el pensamiento a la acción, de mirarnos a nosotros mismos para transformar la forma en que actuamos. El cambio personal debería llevarnos también a trabajar más y mejor por la justicia social en el mundo, no a un retiro ascético que nos aísle de él.

Yom Kippur significa asumir nuestra responsabilidad personal; pensar que no podemos tomarnos las obligaciones que tenemos como seres humanos y como judíos a la ligera aunque, a menudo, sea difícil llevarlas a cabo. Yom Kippur significa no darse  por vencido.

Yom Kippur es un día de esperanza.

 

¡Jatimá tová!

Porción semanal de la Torà

Explore la Parashá

Próxima Festividad

Pesaj

Haz un donativo ahora
Si quieres contribuir con el crecimiento y la mejora de la Comunidad.
¡Haz un donativo ahora!

 

CALENDARIO

Actividades Betshalom